Entradas

Pfizer, muerte e ideología.

En el post "Instituto Patria, un psiquiátrico. Y sin psiquiatras" se puede observar con absoluta claridad la postura ideológica y por tanto política del nefasto Instituto Patria a través de la oratoria de Carlos Raimundi en un seminario de dicho instituto. Instituto que, vale recordar, tiene como presidente honoraria a Cristina Kirchner y que además es el centro reconocido de generación de estrategias políticas aplicadas durante el gobierno actual del títere Alberto Fernández. Conocida la importancia de este instituto y como es fundamental para comprender el tema que trato en este post vale recordar lo más relevante del discurso de Carlos Raimundi. En primer lugar, rechaza a la civilización Occidental por considerarla compuesta por países conquistadores y opresores de los pueblos "indefensos, nobles e inocentes". No solamente reniega y rechaza al de siempre, a EEUU, sino que también incluye entre los países que deben ser considerados opositores a los intereses de n

Predicciones del Instinto y la Cultura no fallan. I

En el post que trata sobre la locura de la vacuna rusa se describe de qué manera los psiquiátricos que conducen el país reunidos en el instituto Patria con su jefa y creadora Cristina Kirchner llevaron a Alberto Fernández a priorizar las vacunas rusas y chinas sobre cualquier otra opción que pueda provenir del mundo occidental llevados de la mano del resentimiento producto de la incisiva e insistente actividad de un instinto o pasión humana cuya expresión la vemos muchas veces a través de la envidia. Instinto, cuyo conocimiento utilizado en los análisis políticos, económicos o sociales es de una utilidad indescriptible como es el caso que nos toca en esta entrada. Vale antes de llegar a la cuestión que toca a este post recordar lo que transmitía en la entrada "Instituto Patria, un psiquiátrico y sin psiquiatras" en el que se describe con claridad el lineamiento ideológico, capaz de tomar semejante y alocada decisión de esta turba de inadaptados sociales producto de un resenti

El sueño socialista

“Un paraíso socialista sería un lugar donde todos tengan empleo garantizado, atención médica integral gratuita, educación gratuita, comida gratuita, vivienda gratuita, ropa gratuita, servicios públicos gratuitos y donde solo las fuerzas del orden tienen armas.  Y lo crea o no, ese lugar existe. Se llama prisión ". Sheriff Joe Arpaio

EEUU "juega con fuego"

Según el financial times EEUU piensa implementar una asignación universal por hijo «https://www.cronista.com/financial-times/ee-uu-se-embarca-en-su-primer-experimento-de-asignacion-por-hijo/»  dando inicio, tal vez, a una nueva era en ese país (son pasos extraordinariamente difíciles de revertir una vez dado). Es evidente ya que el partido demócrata tiene como meta de mínima imitar a los países de las políticas del Bienestar (mejor ni pensar en las metas de máxima del sector de izquierda más extremo). Y también es evidente que no incorporan la importancia de la cultura cívica y política de la sociedad en su conjunto a la hora de llevar a cabo sus planes. En los países desarrollados del Bienestar esos subsidios generan sin dudas grandes inconvenientes al sistema pero no logran romperlo o desestabilizarlo. La responsabilidad cívica que prevalece en esas sociedades actúa como un exelente antídoto para evitar lo que inevitablemente provoca toda vez que no se cuenta con ese antídoto: Populi

Sumando luchadores contra la envidia

Los que visitan el blog saben de mi insistencia en la lucha contra la envidia. Envidia que a menudo deriva en resentimiento y que juntas deciden la ideología adoptada por una fracción determinante de la ciudadanía. Ideología que combinada con nuestra cultura cívica nos lleva de un populismo de izquierda al otro. Y con cada populismo, más ostracismo, pobreza y atraso. Buscando a otros que me ayuden en esta "cruzada" encuentro al autor de la nota compartida. Bienvenido sea. El populismo que multiplica la miseria juega con fuego Por Marcelo Gioffré Cuando César González tenía siete años su madre cayó presa por robo . Su  padre ya se había evaporado en la peripecia de las adicciones. Maduró de golpe:  mientras  su abuela Genoveva trabajaba limpiando casas él cuidaba a sus hermanos menores  en la casilla de la villa Carlos Gardel de  Morón . Pasaban hambre y frío. En el pasillo donde vivían resonaban los balazos. A los catorce, no aguantó más andar descalzo y harapiento y salió a