Entradas

Mostrando las entradas de julio, 2017

Lo que ningún analista político puede ignorar

Obsérvese el poder del instinto que nos presiona insistente y subrepticiamente a competir, superar al otro, ser el mejor y en caso de estar en desventajas, buscar los medios para alcanzar a los que nos superan (ver la entrada Presento Zaratustra, el protagonista del blog y del libro). Cuando busca que superemos se manifiesta a través de la ambición o codicia y cuando presiona para que no nos superen, se expresa a través de la envidia o resentimiento. Este primitivo mecanismo instintivo lleva a que las mayorías prioricemos en política toda idea que promueva acercar posiciones respecto de los afortunados (las clases altas siempre son minoritarias respecto del resto de la población), vía distribución de la riqueza, intervención de la economía, estatizaciones y todo el "verso" que todos los latinoamericanos conocemos de memoria. De la mano de este instinto llegan al poder los peronistas, chavistas, lulistas, evoistas, alfonsinistas, priistas, correistas, etc, etc.
Ésta es la f…

Exigencias ciudadanas y sus resultados según la cultura

A menudo recurro al ejemplo de aquél individuo que desecha la colilla del cigarrillo en la vereda del vecino o estaciona en doble fila molestando al otro o los otros, para mostrar como las costumbres y hábitos transmitidos a través de generaciones, que se pueden resumir con el término cultura, pueden influir en el desarrollo de las sociedades, remarcando que es fundamental comprender que son actos no calculados o razonados previamente.
Como si de un reflejo se tratara, simplemente se ejecutan.
Obviamente, ejemplos como estos se pueden citar de a miles y miles, tantos que la sumatoria de estos pequeños actos son mucho más importantes en la organización social que aquellos actos que son conducidos y elaborados previamente por la razón.
La fuerza social de la cultura es arrolladora a la hora de organizar una sociedad.
Si las costumbres conducen a actitudes que favorecen la organización social, seguramente tanto más próspera será la sociedad y al revés, cuánto más inclinadas sean las ac…