China

http://www.infobae.com/america/mundo/2017/06/11/un-taxi-arrolla-a-una-mujer-en-una-via-nadie-la-socorre-y-el-hecho-abre-un-debate-sobre-la-moral-en-china/

Es de vital importancia comprender que cuando la cultura de un pueblo hace a sus ciudadanos apegados al cumplimiento de las normas y reglas, comprometidos con los intereses que competen al estado, dispuestos a participar y colaborar en aquello que significa el bien común y a respetar y cuidar los derechos de los demás, sucede algo milagroso viéndolo desde una perspectiva que abarca nuestra historia entera y es que podemos prescindir de la necesidad de un dictador (tirano o no depende de la suerte que "nos toque") para mantener un mínimo orden necesario y acceder a auto gobernarnos a través de un sistema democrático donde podemos elegir quiénes y cómo administren los asuntos que nos competen a todos.
Las instituciones, cuando la cultura lo permite, pueden funcionar eficientemente sin que algo las obligue a hacerlo.
Tan importante como lo anterior es que sabemos que las costumbres, hábitos, conductas, etcétera, que caracterizan a las culturas, son muy difíciles de cambiar, más aún si hacen eficiente el funcionamiento de la sociedad.
La sustentabilidad en el tiempo de un sistema exitoso apoyado en una cultura que da lugar a la democracia es muchísimo más probable de mantenerse en el tiempo que aquellas costumbres que exigen la opresión de una dictadura para gobernar la sociedad.
También es claro que los pueblos que tienen la suerte de pertenecer a este tipo de cultura tienen muchísimas más posibilidades de acceder a una vida próspera y saludable y que aquellas naciones que dependen de las decisiones que éstas tomen, las consecuencias serán las más benignas posibles.
Esta perorata viene a cuento porque después de ver el vídeo, cuyo link se ofrece al inicio de la entrada, de la conducta tomada por los ciudadanos chinos que pasan junto a una conciudadana víctima de un accidente como diciendo "ese no es mi problema, es de otro y vaya uno a saber de quién" y lo "rematan" con el paso de una camioneta por encima de la víctima con menos sentimiento de culpa que el de otra persona perteneciente a otra cultura, mucho menos individualista por cierto, cuando choca a un insecto en la ruta con el parabrisas del coche, me acuerdo que China ya es la primera potencia económica global, lo que implica que muchísimos pueblos dependen o dependerán de decisiones de sus políticas para su peor o mejor subsistencia y no tanto de las potencias dominantes occidentales con una cultura que es de esperar más comprensiva y humanitaria que ésta.
Si a los chinos les interesa la vida de una conciudadana que yace exactamente a pocos centímetros de sus vidas no más que la de un insecto ¿que se puede esperar de aquellos que ni siquiera formamos parte alguna de su "civilización"?
Si bien es cierto que éstas​ características culturales son en parte (probablemente pequeña parte) por las vivencias de los 40-50 años de un desquiciado régimen comunista vivido, lo más probable es que sean muchísimas generaciones las que también estén detrás de los antecedentes que imprimen esta cultura.
Por tanto, es de esperar que la libertad que de a poco se vaya presentando para el pueblo chino y pueda​ ir cambiando y seguramente mejorando estás actitudes culturales hasta que las veamos expresarse en sus políticas, sin dudas pasará mucho tiempo para que lo hagan.
Demasiado mientras la capacidad económica​ de China esté controlando gran parte del planeta y estemos a merced de las decisiones que surgen de semejante cultura.
Es archi evidente que mientras dure el cambio cultural, si es que se produce alguno, habrá que estar tremendamente atentos a los movimientos que esta nación haga en relación a los demás países.
Por suerte, la historia China entera da siempre muestras de que su interés nunca a sobrepasado lo que para ellos es el centro del universo, es decir el imperio chino que nunca superó lo que hoy ocupa, pero cuando nuestra naturaleza humana conducida por Zaratustra, percibe que puede dominar a otros fácilmente, es muy difícil que se abstenga de hacerlo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Instinto y calentamiento global

El verdadero progresista

Envidia y codicia, dos armas destructivas