Macri, Cristina y el inversor.

La puesta en práctica de la teoría basada en "la egoísta ambición por obtener ganancias que finalmente redunda en beneficio para todos" y que a través de un "andamiaje emplazado por la mano invisible de Adam Smith" se encarga de satisfacer las necesidades de los consumidores, es sin duda alguna, una opción que seguramente trae prosperidad para los más afortunados primero y después para la enorme mayoría de la población.
Pero tiene un inconveniente muy difícil de superar, y es la "aceptación popular".
Si las mayorías no la aceptan, inevitablemente carece entonces de un factor clave para que funcione eficientemente el andamiaje de la mano invisible, me refiero a la "confianza" del inversor.
Si el inversor no confía, la egoísta ambición no se expresa, o lo hace en otro lado.
A Macri le pasa exactamente eso.
Todos saben y sabemos que es alguien que prioriza las leyes del capitalismo (que incluyen las ideas expuestas) pero el inversor no trae el dinero porque no confía.
Y no confía porque probablemente la enorme mayoría en la Argentina detesta a la copa que se derrama (de allí el éxito del latiguillo Kirchnerista: "Macri gobierna para los ricos").
Y además, la desconfianza está absolutamente justificada toda vez que en muchos lugares del país, Cristina Kirchner cuenta con el 40% de los votos a pesar de ser  reconocida por la población entera como una cleptocrata, mentirosa y destructiva serial.
En un ambiente como éste, no hay teoría de derrame que pueda funcionar jamás.
De hecho, es sabido por todos que el inversor está esperando ver cuantos votos saca el Kirchnerismo para saber si pueden volver. En caso de que ese riesgo persista, el dinero no vendrá. Así de simple.
Lo peor de todo es que las teorías de distribución de la riqueza (lo que las mayorías claramente quieren) tampoco funcionan en países con nuestra CULTURA CÍVICA ya que todos los intentos terminan en populismos archi corruptos (a las pruebas me remito).
En fin, en eso estamos desde hace 200 años los latinoamericanos sin poder avanzar un paso ya que cuando queremos avanzar con las ideas liberales, no funcionan porque nadie las quiere y cuando queremos avanzar con las ideas que todos adoran, terminan en sendos populismos super corruptos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Instinto y calentamiento global

El verdadero progresista

Envidia y codicia, dos armas destructivas