Autoritarismo y socialismo

En el post "colectivismo y cultura" se deduce que cualquier intento de llevar a la práctica políticas socialistas en un ámbito donde prevalece la cultura individualista está condenada al fracaso o cuanto menos a verse obligada a superar dificultades enormes.
Dado que las iniciativas propuestas chocan una por una con la resistencia puesta por la conducta de cada participante de un lado y otro del "mostrador", los planificadores se ven obligados a aumentar la presión sobre ellos y por eso no debe sorprender a nadie que en nuestro país los recursos de la nación se concentren en pocas manos para ser utilizados como mecanismo de presión para que se cumpla con lo programado. Es lo que observamos con los recursos de la coparticipación federal en contraposición a los famosos ATN.
Ahora aparecen la ley de abastecimiento y la aplicación sin causa evidente de la ley antiterrorista. A medida que descubren las dificultades para dar efectividad a los programas por una resistencia cultural, más presiones no muy democráticas y republicanas iran surgiendo.
Si el ciudadano y funcionario común no reacciona como el plan espera, el paso siguiente es obligarlo a que lo haga.

Comentarios

Posts más vistos

Instinto y calentamiento global

El verdadero progresista

Cultura, instinto y dominación extranjera

Envidia y codicia, dos armas destructivas

Presento a Zaratustra, el protagonista del blog y del libro