Colectivismo y cultura individualista

Las políticas que pugnan por distribuir de la manera mas "justa" y eficazmente posible los recursos generados por la sociedad en su conjunto pueden ser nominadas genericamente con el nombre socialistas. Su aplicación va asociada inevitablemente al voluntarismo ya que debe romper la inercia que imprime a nuestra vida económica y social la naturaleza humana, esto es, hacia un capitalismo sin límite alguno liderada por el instinto que da origen a este blog.
Para que los objetivos que se proponen se cumplan, requiere vencer esta inercia y deben necesariamente ser acompañadas por, al menos, la mayoría de los que son interesados directa o indirectamente en el proyecto. De no ser así, el rumbo que impone nuestra naturaleza humana prevalecerá y todo quedará en un fallido intento.
En esta parte del relato aparece un actor principal: cultura cívica y política. Entendiendo a esta como al conjunto de acciones y conductas que tomamos cotidianamente y que son determinadas por nuestras costumbres, actitudes y respuestas características ante determinados estímulos. En esta definición debe incluirse nuestra natural predisposición hacia los demás; diferenciando claramente como es hacia particulares o hacia el estado.
Luego de un, no necesariamente, profundo análisis es posible acordar sin temor a equivocarse que esta protagonista, "cultura", en latinoamerica y en Argentina en particular es decididamente individualista. Es decir, prioriza lo personal sobre lo colectivo o social.
Para decepción de todos los socialistas, este actor termina haciendo un desastre en la película de la "justicia social".
¿Como? Van varios ejemplos a continuación para que se comprenda claramente.

-ambito judicial: el socialismo dice que la culpa del delito de robo con o sin agresion y daño corporal seguido o no de muerte la tiene la sociedad en su conjunto que no supo organizar su politica social para evitar la existencia de excluidos que es la causa de que en estos individuos aflore la delincuencia y la violencia como respuesta inevitable a esta condición.
Hasta acá, aunque discutible, esta afirmación puede ser cierta, pero el gran problema surge cuando abordamos la solución desde esta óptica ya que nuestro protagonista, cultura política y cívica, hará estragos en cuanto plan se proponga para revertir la situación. Por ejemplo, un plan acorde requerirá un sistema de readaptacion del delincuente sumamente complejo y requerirá que un gran número de asistentes sociales, psicólogos, etc., dediquen, no solamente horas, sino una gran predisposición a lograr cambios en la conducta del reo. Para que este requisito se cumpla en la mayoría de estos tratamientos los ejecutantes deben comprometerse y creer en la idea, sin embargo es casi seguro que primará la opción "para que me voy a volver loco por cambiar a uno si mis colegas seguramente van a disimular algún esfuerzo para finalmente no hacer nada ya que seguramente el fracaso será la norma".
Finalmente, en los papeles figurará un plan maestro y en la práctica será una parodia con "relato" incluido.

-ámbito social: como deja entrever el análisis precedente, la distribución de la riqueza es primordial para, entre otras muchas cuestiones, no exista la exclusión y su correlato, el delito. Este ámbito tiene como eje fundamental una fuerte recaudación impositiva y gran intervencion en la producción económica.
De nuevo nuestro protagonista hará estragos en el plan.
Así, cuando el ciudadano común deba pagar altos impuestos lo primero que hará es ver de que manera eludirlos ya que presupone que los demás harán lo mismo y lo que es peor tambien presupone (porque piensa que la mayoría en esa situación lo haría) que el recaudador probablemente se quede con su dinero antes que llegue beneficiario alguno como corresponde. De hecho el recaudador si puede lo hace porque tambien presupone que cualquier otro en su lugar haría lo mismo y además (lo mas importante) a nadie le importa lo que pueda hacerse con ese dinero, más allá de que después aparezcan reclamos por doquier (las culturas individualistas se caracterizan por escasa capacidad de ejercer "control ciudadano").
Más importante aún es que esas presuposiciones son acertadas. A su vez aparecen asociaciones entre el pagador y el recaudador porque ambos saben que todos intentarán hacerlo y surge nuestra conocida amiga, la coima.
Finamente lo recaudado en vez de emplearse en proyectos beneficiosos para la sociedad se termina utilizando en planes personales con el ejemplo paradigmático del clientelismo, es decir gastar dinero público en beneficio de algunos y del "dueño del dinero", es decir del político que intenta perpetuarse en el poder.
¿Se va entendiendo el tema?

-ámbito económico: la dirección de la economía es un objetivo prioritario de estos programas y a modo de ejemplo se puede citar lo que sucede con las políticas energéticas y de transporte en Argentina. Mediante subsidios y otras" yerbas" se intenta desde el estado manejar estos sectores, pero sucede que el administrador que recibe los dineros públicos presupone por intuición social (llámese a esto conocimiento intuitivo de nuestra conducta por predeterminación cultural) que el que le provee dinero y todos aquellos que están en su misma situación intentarán sacar el máximo provecho de la situación en desmedro de los intereses de todos los ciudadanos de la nación. El resultado esta a la vista de todos, empresarios inescrupulosos multimillonarios y dirigentes corruptos con más dinero aún y un servicio de transporte y energético calamitoso.
¿Es necesario dar mas ejemplos?

Si tuvieramos la cultura que prevalece en Suecia las posibilidades de éxito del plan serían muy diferente, pero estamos en Argentina con su cultura incluida que no es mala ni buena por definición pero que a la hora de fijar políticas no se la debe ignorar.
De hacerlo el fracaso es la norma.

La cuestión que identifica a las politicas adecuadas para nuestra cultura pero que no concuerda con la ideología preponderante del pueblo (muy relevante a la hora de decidir el voto ciudadano) asociada a un instinto muy reconocido en este blog y que lleva a un distinto pero nuevo fracaso, es tema de otro post.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Instinto y calentamiento global

El verdadero progresista

Envidia y codicia, dos armas destructivas