Tal vez sea ésta la oportunidad para latinoamérica

Es notable, las corporaciones multinacionales occidentales, desarrolladas en y gracias a la democracia, invierten buscando mano de obra barata en países dictatoriales.
¿Acaso no se dan cuenta lo que significa democracia para la historia del progreso de la humanidad?
Y si son conscientes de ello ¿Tan fácilmente se dejan vencer por un instinto humano tan primitivo como aquellos que compartimos con los chimpancés, me refiero al instinto que tiene como una de sus formas de expresión a la codicia que los lleva allá donde los paradigmas del progreso de la humanidad no existen, llamense democracia y derechos humanos universales?
¿No deberían privilegiar las democracias a la hora de invertir fuera de sus países de origen?
¿Por qué se van mayoritariamente donde reinan las dictaduras, fundamentalmente a China?
La respuesta es simple y clara.
Porque en China hay confianza de que el sistema basado en mano de obra barata se mantendrá por mucho tiempo. Al menos el tiempo necesario para recuperar la inversión y hacer pingues ganancias.
¿Qué garantiza esa sostenibilidad?
La dictadura del partido comunista chino.
Únicamente con una dictadura muy fuerte en medio de las condiciones sociales y culturales muy particulares que presenta China pueden darse las circunstancias tan favorables para que el inversor gane tanto dinero como se le ocurra pagando salarios e impuestos medidos en dólares miserables sin desatar protestas generalizadas inducidas y organizadas por las siempre presentes organizaciones políticas y gremiales de izquierda que pongan en riesgo al régimen y el sistema político-económico.
Sí, de la izquierda pero exceptuando llamativamente allí donde gobierna un partido que se llama a si mismo comunista, mientras el "odiado capitalista" foráneo y local gana tanto dinero como se le ocurra y además con la osadía, libre de riesgos, de  refregarle en la cara al sacrificado trabajador sus riquezas (el país donde más joyas y Ferraris se venden es justamente en China).
Pero en latinoamérica es diferente. Acá la izquierda, por más evidentes sean los beneficios que pueden acarrear las inversiones extranjeras en busca de salarios baratos y sostenibilidad, no pueden evitar oponerse por la sencilla razón de que no es la razón, valga la redundancia, lo que los motiva, conduce y dirige, sino una pulsión conocida en este blog como Zaratustra. Pulsión que hace intolerable a gran parte de los ciudadanos que pertenecen a los escalafones sociales inferiores y medios, la ostentación y exposición de riquezas de los grupos favorecidos por esta política económica.
Zaratustra no tolera fácilmente la exposición de riquezas de los ciudadanos ricos. Sobre todo de aquellos que escapan a sus posibilidades de competirles esa posición. Menos aún si estos son foráneos o asociados a connacionales.
Si no hay posibilidad de competir en su terreno, en el capitalismo liberal, la opción esperable a elegir por estos movimientos políticos es cambiar el terreno de juego. Ese nuevo terreno se llama siempre socialismo en cualquiera de sus formas.
Es este primitivo mecanismo el que impide utilizar determinadas políticas que, a pesar de conllevar efectos adversos evidentes como la desigualdad social, es mejor que nada.
Trabajo pagado de acuerdo a las demandas del mercado y la avaricia del emprendedor a cambio de solamente trabajo.
Pero trabajo donde no hay.
Por más evidente es la respuesta, como lo demuestra claramente China creciendo al 8% anual durante 30 años ininterrumpidos, en latinoamérica Zaratustra y sus socios de izquierda igualmente insisten en elegir nada (peronismo, chavismo, petismo, priismo, evoismo, etc., etc.).
Ante esta elección prácticamente inevitable, menos inevitable en democracia aún, las inversiones elegirán siempre donde no haya oposición y riesgos.
Donde no haya gremios y políticos oportunistas.
Es cierto que China, al que se están sumando Camboya y Vietnam, además de mano de obra barata, también ofrece un mercado de consumo enorme, pero latinoamérica también suma una enorme masa de consumidores a la que se podría sumar India que es otra democracia que presenta las mismas dificultades a los capitales y con un mercado de consumo del tamaño igual al de China.
Aún así, continuan yendo a China.
La confianza que despierta en el capitalismo el partido comunista chino es extraordinaro. Tan extraordinario como paradójico.
Hasta ahora.
Hasta ahora porque las democracias desarrolladas pronto deberán advertir que esta historia de la búsqueda de mano de obra barata beneficiando, supuestamente, a ambas partes, se transformará más tarde o temprano en una guerra de sistemas económicos y fundamentalmente, político.
Hasta ahora, la democracia con su alto nivel de organización social (lo que, justamente, les permite vivir en verdaderas democracias) incentiva a las corporaciones para que apuesten en investigación y desarrollo en casa aún a costa de ganancias limitadas, ya que el ámbito óptimo para que los emprendedores se desarrollen y se destaquen es donde más organizada es la sociedad, además, la posibilidad de pagar altos salarios allí donde no hay competencia. En empresas de tecnologías de punta.
Mientras, dejan que las inversiones encargadas de la provisión de bienes y servicios sin contenido importante de investigación y desarrollo se vayan donde la mano de obra es barata y sus codiciosos emprendedores se saquen las ganas de satisfacer a sus Zaratustras a voluntad y a cambio les provean de productos baratos.
Pero ¿Cuando donde los salarios baratos estén en condiciones de competir en investigación y desarrollo, se mantendrá este status quo?
Uno desde la dictadura ofreciendo mano de obra barata eterna acompañado de ganancias siderales por siempre y el otro desde la democracia ofreciendo previsibilidad en el largo plazo dejando atrás las ganancias siderales por la necesidad de ofrecer salarios altos.
Pero esa previsibilidad en el largo plazo que es lo único que garantiza la permanencia de la inversión en los países desarrollados ¿Durará mientras la dictadura se hace más y más fuerte y sigue avanzando al 8-10% mientras su oponente avanza al 1-2%, si es que avanza?
Es muy probable que cada año que pasa se verá más previsible la dictadura y menos previsible la democracia.
Tanto como para que la organización que le da ventajas en los países desarrollados se ponga en riesgo dados los conflictos a los que se verán expuestos cuanta más competencia por salarios desde el otro lado del planeta se presente.
Esa organización puede volverse de pronto desorganización.
Y la desorganización que caracteriza allí donde la dictadura y los bajos salarios se hace imprescindible para dar dinamismo a la economía, se podrá ir lentamente haciendo más y más organizada.
Pero una organización siempre basada en la coerción donde se mantendrán las ventajas inacabables de los codiciosos de siempre amparados en las dictaduras.
Llegado ese momento, ya no habrá dudas, la elección será siempre allí donde más satisfacciones encuentra el Zaratustra de los inversores, donde sus codicias más endorfinas euforizantes devuelven a sus poseedores como premio al "esfuerzo".
"La tortilla se puede dar vuelta".
Entonces ¿Cuál puede ser el mejor contrataque de las democracias desarrolladas que ven como sus multinacionales no tienen prurito en transferir no solamente enormes sumas de capitales sino también tecnologías e innovaciones claves al futuro y seguro enemigo a cambio de "billetes"?
Si, billetes que llenan cuentas bancarias para no otra cosa que sentir la sensación que implica llenar una cuenta bancaria. Es decir, para satisfacer un instinto ya que no hay otro motivo real.
Sin duda alguna será la exigencia a sus corporaciones que dirijan sus inversiones allí donde hay democracia.
Donde hay con muchas más posibilidades aliados y no enemigos.
El escollo durísimo será nuevamente Zaratustra, desde su otra faceta de expresión, desde la envidia generadora de izquierdistas a mansalva.
¿Como convencer a la mayoría de los ciudadanos de latinoamérica, por ejemplo, que lo que dicen sus amados dirigentes e intelectuales respecto a las venas abiertas de latinoamérica es definitivamente irreal?
¿Cómo hacer que acepten la llegada de inversiones extranjeras a cambio de salarios e impuestos en dólares competitivos y sostenibles respecto de los que ofrecen los países dictatoriales?
¿Cómo lograr lo más difícil de todo, que acepten que durante este proceso se generarán muchos y enormes multimillonarios a los que hay que proteger?
Proteger a los multimillonarios para la izquierda es como pedir a Satanás sea tu padrino.
Su Zaratustra les impide dar ese paso que en China se dió por imposición sin discusión.
Es evidente que debe ser un proceso conducido por las organizaciones políticas de EEUU y Europa en sintonía con los políticos serios de la región.
Pero la posibilidad existe porque la codicia del dirigente latinoamericano puede jugar a favor toda vez que advierta que iniciar un proceso así puede vencer la inercia de Zaratustra al imperar un clima de crecimiento económico sostenido como resultado de esas políticas.
Es decir, puede que la cultura Individualista latinoamericana juegue a favor en este proceso al privilegiar sus intereses cercanos e individuales, llámese crecimiento económico patrimonial y de nivel de vida, dejando de lado, al menos temporalmente mientras se crece, las ideas movilizadas por Zaratustra al compartir un sistema de vida que inevitablemente les hará ver extravagantes millonarios exhibiendo sus privilegios.
Es exactamente lo que sucede en China.
El partido comunista chino sabe perfectamente que la sociedad tolera las enormes desigualdades que se están gestando únicamente ante la continuidad del crecimiento económico.
Si el crecimiento se termina, con él probablemente se terminará el partido comunista chino (dudo pueda persistir en medio de semejante contradicción, comunismo y desigualdad extrema).
Esta apuesta de los países desarrollados exigiendo a sus corporaciones privilegien las democracias occidentales tarde o temprano creo sinceramente será una realidad.
Y cuando asi sea, latinoamérica habrá despegado después de tanto carretear hacia el lado opuesto de la pista.
Más tarde o temprano, occidente desarrollado tendrá que virar el destino de las inversiones de sus corporaciones si pretende mantener lo que entendemos por desarrollo.
"La Nueva Guerra Fría. Desarrollo vs Subdesarrollo. Occidente vs Oriente. Posmodernidad vs Medioevo."

Comentarios

Posts más vistos

Instituto Patria, un psiquiátrico. Y sin psiquiatras.

Pfizer, muerte e ideología.

Cristina, el gran problema argentino

Borges, la crisis Argentina y lo que nadie dice.

El pueblo y la envidia

El comunismo y su enemigo imbatible

Cuanto peor, mejor

La vacuna rusa, otra historia psiquiátrica

Gobernados por locos

Guia para el visitante del blog