Envidia



Este blog tiene como protagonistas principales a la Cultura Cívica y a un primitivo Instinto apodado Zaratustra que desde algún rincón de nuestro cerebro actúa sin descanso con la finalidad de mantenernos competitivos. Posicionar a nuestro ego, en el ámbito que nos toque desarrollar nuestra vida, lo más competitivamente posible. Y su herramienta preferida para este objetivo es la ambición o codicia para alcanzar, o mejor aún, superar la posición de los demás toda vez que se vea posible.
Y cuando el instinto Zaratustra presiente un posicionamiento de debilidad competitiva de nuestro ego, exige una reacción. Una respuesta a esa posición de debilidad. Y cuando esa respuesta parece difícil de obtener aparece la Envidia. Que no es otra cosa finalmente que la respuesta al deseo inalcanzable de lo que el otro posee. Probablemente nuestra primitiva estructura psíquica advierte que ante inferioridad de condiciones, un riesgo es evidente y una eficiente herramienta que nuestra naturaleza humana encontró para provocar una respuesta ante ese eventual riesgo es precisamente la envidia.
¿Para que sirve sino la envidia?
¿Cómo sino provocar una respuesta ante una situación de debilidad o inferioridad que puede poner en riesgo nuestra supervivencia?
En este blog se insiste a menudo en describir al ideario del socialismo como una respuesta instintiva ante la evidente inferioridad de las masas frente al rico capitalista empresario con las extraordinarias derivaciones políticas que surgen de este fenómeno e ignoradas por todos y que a su vez motiva a insistir acá en su difusión.
Y también de ésta reacción surge sin duda el histórico antisemitismo como se describe valientemente en la columna que transcribo a continuación y que sin dudas saca a la luz el poder político (y sus consecuencias) de la actividad de la envidia.
Observe.





Cartas desde Israel

¿Es el antisemitismo una expresión de envidia?

14

maisuls
A través de la historia se ha intentado exterminar a los judíos, desde los amalekitas, los asirios, los babilonios, los griegos, los romanos, los persas, los españoles, los nazis, etc. y hasta el presente, el Islam radical.
¿Qué mal, en toda la historia, le han hecho los judíos a la humanidad?
Hoy se escucha en casi todas las grandes ciudades del mundo «Fuera judíos de mi país» “Judíos a la cámara de gas”, “Muerte a los judíos” “Muerte a Israel”. Hoy ser antisemita ya no se percibe como algo reprobable sino como actitud políticamente correcta y atinada.
Como ejemplo, hoy en Francia un 37% de los encuestados expresa abiertamente su odio judeo fóbico, en Alemania lo hace alrededor de un 27%; en Italia un 20%, en Polonia luego que millones de sus judíos fueron masacrados en Auschwitz son un 45% y en Grecia y Hungría sobrepasan el 60%.
En una encuesta realizada por la Liga Antidifamación en 2012 para investigar la opinión de los ciudadanos de diez países europeos sobre cuales son los estereotipos mas aplicados a los judíos, la conclusión fue la siguiente: 1) «Son más leales a Israel que a este país», 2) «Tienen demasiado poder en el mundo de los negocios», 3) «Tienen demasiado poder en los mercados financieros internacionales» y 4) «Hablan demasiado sobre lo que les ocurrió en el Holocausto».
La envidia, de acuerdo a las definiciones de la Real Academia Española es la tristeza o pesar por el bien ajeno y el deseo de algo que no se posee.
La vigencia del arquetipo del judío de siempre y que predomina hoy más que nunca en el mundo es el de un individuo de inteligencia aguda, de una personalidad definidamente independiente, con una fuerte tendencia a aprender, con una marcada aspiración a una educación superior y siempre muy dispuesto a intervenir en todas las innovaciones que ofrecen las nuevas épocas.
La envidia se produce como consecuencia de dos tendencias que llevan al individuo a desear lo que no ha logrado tener y a compararse con los demás en diversos aspectos del quehacer humano.
¿Es el antisemitismo una expresión de esta envidia?
El pueblo judío, por su idiosincrasia, a causa de los interminables sufrimientos vivenciados a lo largo de sus mas de 3.300 años de vida, ha logrado atesorar un valioso cúmulo de aprendizaje, adaptación y experiencia que llevan a la práctica en todos los países donde les toca en suerte vivir, desarrollando así un marcados aspectos de pluralidad y tolerancia hacia las demás religiones y aceptando democráticamente a todas las corrientes internas judías ya sean ortodoxas, conservadoras, reformistas y liberales.
¿Es el antisemitismo una expresión de esta envidia?
El Premio Nobel fue concedido a 846 personas, de las cuales unas 194 son judías, un 23% del total de premiados, aunque sean menos del 0,2% de la población mundial.
Del total de premios, los judíos obtienen el 26% en los Nobel de Física, el 27% en Fisiología y Medicina, el 41% en Economía, el 20% en Química, el 12% en Literatura y el 9% en los premios Nobel de la Paz.
Entre los valores más envidiados suelen encontrarse el prestigio, el reconocimiento, el estatus ocupacional, el dinero, el poder, la calidad de vida y las posesiones materiales.
A través de toda la historia los judíos han aportado una dosis de talento vital a la humanidad en todos los campos del quehacer humano: de la cultura, de la literatura, de las artes, del periodismo, de la medicina, de las ciencias, de la filosofía, de la política, de la investigación, de la producción, de los negocios, de las finanzas y del entretenimiento.
«La envidia y el odio van siempre unidos, se fortalecen recíprocamente por el hecho de perseguir el mismo objeto» Jean de la Bruyere. Escritor francés.
¿La envidia es odio encubierto?
¿Cómo hizo Israel para transformarse en una próspera y pujante nación orientada a la innovación, al desarrollo y a la creatividad en forma tan veloz?
El Estado de Israel ha priorizado desde sus jóvenes comienzos, en desarrollar una excelente educación pública y un sistema inteligente de colonización de la tierra en forma comunitaria por medio de los «kibutzim”, convirtiendo al Estado de Israel en un verdadero ejemplo de lo que es capaz de lograr un pueblo al que se le niega el derecho a vivir.
¿Pueden ser estas las causas de la envidia?
Hoy, el fenómeno emprendedor israelí es eminentemente cultural, basado en una mentalidad desestructurada que no funciona en base a los cánones tradicionales invirtiendo siempre en educación, emprendimiento e innovación.
Esto se debió al hecho de haber elegido a la innovación creativa, al enriquecimiento del material humano y a la libre interconexión productiva con la economía global, atrayendo a las inversiones por medio del incentivo de la estabilidad económica y de la flexibilización de las barreras regulatorias.
Se apostó a la creación de verdaderos estímulos para la formación de nuevas empresas, al desarrollo de novedosos centros de investigación, a la creativa capacidad innovadora de las universidades y de las fuerzas armadas y a un ambicioso plan de apertura gradual de la economía hacia el mundo desarrollado.
Y entonces se mezclan emociones contradictorias como el deseo de tener lo que otro posee, el dolor por no poseerlo, el pesar por lo que el otro ha conseguido, la indignación por considerar injusta la diferencia que nos muestra la realidad y la incertidumbre por no comprender estas evidentes diferencias que se producen entre los seres humanos.
¿Es el antisemitismo una expresión de esta envidia?
Del prestigioso historiador Alemán Theodor Mommsen (premio Nobel de Literatura en 1902): «Se equivocan si creen que se puede lograr algo mediante la razón… Los antisemitas sólo prestan oídos a su odio y a su envidia, a sus instintos más ruines… El antisemitismo es una epidemia terrible, como la del cólera: no es posible explicarla ni curarla»
¿La envidia es odio y el antisemitismo es envidia?
¿Y tu que opinas?

Comentarios

Posts más vistos

Instituto Patria, un psiquiátrico. Y sin psiquiatras.

Pfizer, muerte e ideología.

Borges, la crisis Argentina y lo que nadie dice.

Cristina, el gran problema argentino

El pueblo y la envidia

El comunismo y su enemigo imbatible

La vacuna rusa, otra historia psiquiátrica

Cuanto peor, mejor

Guia para el visitante del blog